Algunos de los dolores de cuello que se sufren al levantarse de la cama y que perduran durante el día se deben a malas posturas durante la noche. El propósito de la almohada cervical es corregir la posición incorrecta durante la noche y así evitar que las vértebras sufran.

La almohada ha de adaptarse a la forma natural del cuello. Cada persona tiene una fisonomía diferente. La estatura, el peso, la edad y otros factores influyen en la forma del cuello y en el lugar exacto en el que se producen las curvaturas. Además, algunas almohadas son perfectas para descansar en una postura, pero realmente incómodas para dormir en otra.  Si consigue adaptarse a la posición natural del cuello y de los hombros, la zona cervical se relajará durante la noche. Por la mañana no habrá dolores. Pero no solo eso. Además, no habrá interrupciones del sueño por falta de comodidad y se respetarán las fases, algo básico para la regeneración celular y neuronal.

Por estos motivos es muy importante fijarse en dos detalles antes de comprar la almohada; que sea un proveedor fiable y que tenga la capacidad de adaptarse a la forma concreta de tu cuello.

Puedes conseguir tu almohada cervical en Bilox. Trabajamos con diferentes firmezas y con materiales que se adaptan al contorno del cuello. Además, no solo las almohadas son básicas para evitar dolores y mejorar el descanso, también lo son los colchones, las bases y los somieres. Nosotros nos ocupamos de que encuentres todas las soluciones parar tu descanso. Entra en nuestra web www.bilox.es y encontrarás todo lo que necesitas para mejorar tu salud.